Viernes 21 de marzo

Una vez que Judas hubo recibido el pan salió. Y era de noche.

 

Juan 13,30

 

La traición. Es pisotear la fidelidad. Es el abuso contra la inocencia. Es devorar la ingenuidad. Es deshacer la confianza.

A veces sufrimos. A veces nos hacen sufrir. A veces provocamos sufrimiento. El misterio del mal y el del dolor van juntos, de la mano, en la noche oscura de la vida.

No sabemos de dónde vienen y adónde van.

Jesús lucha contra ellos con el arma de su debilidad, que le fabricó el amor. ¡Qué difícil es entender todo esto! ¿Se podrá entender?

“La noche es larga, Señor, es larga, y cuánto tarda esa mañana, pero ya veo que en la ventana se va asomando tu claridad“

La fe en Jesús se colorea de confianza. Y la confianza se torna esperanza.

Esperanza que es fuerza y energía para luchar por el destierro del mal y del dolor.

“Dios con nosotros”… “Dios entre nosotros”, en esa aventura de liberar y liberarnos.

Mas líbranos del mal.

 

Juan Damián

 

Juan 13,21-30